Los libros dan muchos quebraderos de cabeza a la hora de hacer una mudanza. Seguro que te has preguntado cómo empaquetar libros en una mudanza para que no se estropeen y optimizar el espacio en el traslado.

Los libros son un elemento especial a la hora de hacer una mudanza, especialmente en aquellas personas aficionadas a la lectura. Antes de nada, evalúa el espacio que tienes en tu nuevo sitio. Puedes aprovechar la mudanza para desprenderse de libros que ya no utilizas o se usan muy poco, especialmente si el nuevo espacio es menor. Existen muchas opciones para deshacerse de los libros que ya has leido, que ya no tienen valor para ti o que ocupan demasiado espacio, como bibliotecas, centros sociales, colegios, ONGs o librerias, donde incluso puedes venderlos.

Cuando ya tengas decidido qué libros vas a trasladar en la mudanza, tendrás que embalarlos. Sigue estas recomendaciones para trasladar tus libros:

  • Usar cajas pequeñas para libros
    Los libros suelen pesar más de lo que parece, y de este modo evitarás cajas muy pesadas con el riesgo de sufrir lesiones en la mudanza. Si no te queda más remedio que usar cajas grandes, no las llenes sólo con libros. Aprovecha el espacio para colocar otras cosas que pesen poco, como ropa, edredones, acolchados o toallas.
  • Cuidar los libros en la mudanza
    Si tienes algún libro valiosos, como títulos agotados o difíciles de conseguir, colecciones exclusivas, libros firmados con dedicatorias o cualquier libro con valor sentimental, es posible que necesiten atenciones especiales. En este caso puede ser mejor transportarlos uno mismo por si se pudiera dañar en la mudanza.
  • Hacer un inventario de libros antes de la mudanza
    Si no vas a desembalarán todas las cajas de inmediato en tu nuevo espacio, es fundamental que identifiques las cajas para saber qué libros contienen. De este modo, si necesitas un libro en concreto sabrás dónde encontrarlo.